Con sus orígenes en la década de 1870 el Whisky Añejo Especial, Johnnie Walker Black Label se convirtió en "ETIQUETA NEGRA" en 1909. Es considerado por los expertos como la última instancia en whisky escocés de lujo, es el punto de referencia por el cual se miden todos los demás. Se trata de un scotch blended whisky de 12 años. Por tanto se corresponde con una mezcla de whiskys de grano y de malta con un envejecimiento mínimo (el envejecimiento del más joven de la mezcla) de 12 años en destilerías de Escocia.

Cuando hablamos de la etiqueta negra de JW encontramos un whisky blended muy redondo donde es evidente la presencia de los whiskys de grano pero muy matizados con notas de especias dulces, notas oscuras y ahumadas. Johnnie Walker tiene cuatro matices de aromas bastante claros. Primeramente las notas de fruta blanca, especialmente la pera aportada por whiskyes de grano y los de malta como Cardhu. Segundamente notas de vainilla y frutos secos aportadas por la madera de roble americano. Posteriomente notas de ahumado aportadas por whiskyes tipo Talisker. Finalmente encontramos notas de pasas e higos.

JOHNNIE WALKER BLACK LABEL 750ml con Estuche

$4.598,00 $3.410,00
JOHNNIE WALKER BLACK LABEL 750ml con Estuche $3.410,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • La Borrcheria Market, Lanus Av. Juan Domingo Perón 2301, Valentín Alsina, Lanús - Buenos Aires. - Atención de Lun a Vie. de 10 a 13:30hs o 16 a 20hs

    Gratis

Con sus orígenes en la década de 1870 el Whisky Añejo Especial, Johnnie Walker Black Label se convirtió en "ETIQUETA NEGRA" en 1909. Es considerado por los expertos como la última instancia en whisky escocés de lujo, es el punto de referencia por el cual se miden todos los demás. Se trata de un scotch blended whisky de 12 años. Por tanto se corresponde con una mezcla de whiskys de grano y de malta con un envejecimiento mínimo (el envejecimiento del más joven de la mezcla) de 12 años en destilerías de Escocia.

Cuando hablamos de la etiqueta negra de JW encontramos un whisky blended muy redondo donde es evidente la presencia de los whiskys de grano pero muy matizados con notas de especias dulces, notas oscuras y ahumadas. Johnnie Walker tiene cuatro matices de aromas bastante claros. Primeramente las notas de fruta blanca, especialmente la pera aportada por whiskyes de grano y los de malta como Cardhu. Segundamente notas de vainilla y frutos secos aportadas por la madera de roble americano. Posteriomente notas de ahumado aportadas por whiskyes tipo Talisker. Finalmente encontramos notas de pasas e higos.